Radio Amishar

4 de diciembre de 2014

Los diez leprosos

Los diez leprosos

"¿Acaso no quedaron limpios los diez? –preguntó Jesús–. ¿Dónde están los otros nueve? ¿No hubo ninguno que regresara a dar gloria a Dios, excepto este extranjero?". Lucas 17:17, 18.


La historia de los diez leprosos nos habla de agradecimiento, de la inexistencia de barreras raciales para el amor de Dios y de reconocimiento. Pero si lees con atención, encontrarás algunos elementos más.

Desde pequeños, nos cuentan la historia del hombre leproso que volvió para agradecer a Jesús. Los dos elementos que más sobresalen en las lecciones que nos enseñan son, obviamente, la necesidad que tenemos de agradecer los favores recibidos y que, de los diez curados, solo uno regresó.

Siguiendo esa proporción, no es extraño entender por qué tantos favores que tú recibes, no los agradeces como corresponde. Estoy hablando de pequeños gestos que son del día a día y que por tan cotidianos y comunes, nos olvidamos de verlos como favores. Ropa limpia y planchada guardada en su lugar. Comida en la mesa. Toallas limpias en el baño. Detalles; pero hay alguien que podría recibir el "muchas gracias", que generalmente no escucha.

El otro punto que nos hacen notar cuando nos cuentan la historia es la nacionalidad del exleproso agradecido. Era samaritano, no judío. Conociendo la distancia que separaba a los integrantes de los dos pueblos, es un elemento que parece sacado de una parábola de Cristo. Pero es una historia real: solo el samaritano regresó.

Cuando hablamos de reconocimiento, señalamos un camino de dos vías. Reconocer a Cristo como Sanador y Salvador, y reconocerme a mí mismo como leproso. Los dos son necesarios para que la restauración sea completa.

El último elemento que quiero pensar junto contigo es la capacidad que el samaritano tuvo para parar y dar la vuelta. Debe ser uno de los ejercicios más difíciles que nos toca practicar como seres humanos. Entender que estamos yendo en la dirección equivocada es aceptar que somos falibles, que nos equivocamos, que volvimos a errar.

Parar, pensar, reconocer la necesidad que yo tengo de dejar de correr y regresar a los pies de quien tiene la solución a mis problemas, es un gesto de profunda dependencia. Debe ser por eso que nos cuesta tanto.

Los otros nueve sanados estaban demasiado felices para regresar. Algunos están demasiado tristes para volver, otros demasiado ocupados y algunos demasiado apurados.

Regresa. Cristo te está esperando.

Tomado de: Lecturas devocionales para Jóvenes 2014
"365 Vidas"
Por: Milton Betancor

27 de noviembre de 2014

Paso 5

Paso 5
Equilibrio

El Equilibrio Alcalino - Acido

Luego de la digestión sucede un importante proceso en nuestro estomago, queda un residuo acido o alcalino dependiendo de lo que comamos, el punto es que debe haber un equilibrio perfecto en nuestra alimentación y combinación de los alimentos, ya que un exceso de residuo acido afecta el balance corporal de nuestro PH, y puede causar desde acidez estomacal hasta cáncer, con este planteamiento queremos hacer entender; que si no hay una correcta combinación acidó-alcalino estamos destinados a tener una salud terrible. Los residuos ácidos luego de la digestión pueden causar deterioro terrible de las paredes del estomago, intoxicación en la sangre, acidez o pesadez estomacal y un sin fin de enfermedades que pueden culminar en la destrucción celular y la muerte, por otro lado el residuo alcalino se encarga de controlar los residuos ácidos dejados en el estomago y es el único neutralizante del mismo. Por tal motivo una dieta rica en productos acidificantes puede resultar en una salud deprimente, mas una dieta equilibrada puede mantener una salud muy buena y un estado físico optimo.

Que significa esto?
Los alimentos están divididos en dos grupos primordiales, los alcalinos o equilibradores y los ácidos o acidificantes, en este caso todos los; cereales y carbohidratos (almidones) tales como (Arroz, harinas, pastas, pan, granos, carnes, quesos, bebidas artificiales, té, café, azúcar, etc.) son acidificantes y los alcalinos; todas las Frutas y vegetales son alcalinos.
Como combino los alimentos entonces?
Simplemente en un plato no puede haber un porcentaje mayor de acidificantes que de productos alcalinos, por ejemplo si nuestra comida fuese pan con queso y jamón, tendríamos un plato 100% acidificante, es decir te va a caer mal y si no lo hace en el momento pronto lo hará. Para poder equilibrar esa comida necesitas consumir un porcentaje en cantidad similar en fruta cruda a la suma del pan el queso y el jamón, y consumida antes de lo demás. De manera que mi desayuno debería ser un 50 % de fruta y un 50 % de todo lo demás, igualmente en el almuerzo y cena, ahora en la cena deberíamos incluir más productos alcalinos y si es posible 0% de productos ácidos para que durante la noche el cuerpo tenga herramientas para desintoxicarse a sí mismo.
Consejos Practicos
Antes de cada comida es necesario y obligatorio para nuestro cuerpo consumir alimentos de origen vegetal frutas y ensaladas crudas antes de ingerir cualquier alimento procesado o cocido, y en un equivalente porcentual adecuado. Esto le da a nuestro organismo la herramientas para digerir lo que hemos de consumir.
Www.paztotal.org