Radio Amishar

23 de marzo de 2014

¿Dónde? ¿quién? ¿de quién?

¿Dónde? ¿quién? ¿de quién?

«Si vivimos [...] y si morimos [...], del Señor somos» (Romanos 14: 8).

¿Qué hace que una persona sea cristiana? ¿Asistir a la iglesia? ¿Devolver los diezmos? ¿Cantar himnos o hablar de cierta manera? Ser cristiano es más que eso. Permíteme hablarte de Trino y de Candi.
Tengo una amiga llamada Candi a quien le encantan los animales. Desafortunadamente, Candi sufre de alergias. Una vez tuvo un cachorrito pastor alemán, pero el pelo del perro la hacía estornudar. Su gata también la hacía estornudar. Incluso un loro que su papá le regaló la hacía estornudar. Cualquier animal que sus padres le regalaran, hacía que Candi terminara estornudando.
Candi ya es adulta pero no ha dejado de ser caprichosa, así que ha compensado su amor por los animales colocando peluches de animales en poses inusuales por toda su casa. Tiene tarántulas de peluche en una pecera, un león de peluche en una cama de perro, y pollitos de peluche metidos en una jaula de grillos. Pero mi animal favorito del zoológico de peluches de Candi es Trino, el gato siamés que tiene en una jaula de mimbre.
Trino está metido en su jaula veinticuatro horas al día, pero no por eso es un pájaro. Aún sigue siendo un gato de peluche marrón con bigotes de plástico.
Trino es la prueba de que se necesita mucho más que vivir en una jaula todo el día para ser un pájaro. Aunque el pájaro de peluche de Candi pudiera alimentar a Trino en la boca, el gato no se convertiría en un pájaro. ¿Puede decirse lo mismo de los cristianos? ¿Se requiere más que el simple hecho de asistir a la iglesia, o de haber nacido en una familia cristiana, para ser verdaderos cristianos?
Vivir en un estacionamiento no te convierte en un vehículo, ni dormir en un establo te hace una vaca. Asistir a la iglesia tampoco te convierte automáticamente en un cristiano. ¿Qué es entonces un cristiano? Es alguien que cree en Jesús y le ha pedido que viva en su mente. Invitar a Jesús a que viva en tu mente cuando estás en tu casa, en la escuela, o en cualquier lugar, es lo que marca la diferencia. Lo importante de ser cristiano no es dónde vives o quién eres, sino de quién eres.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo

LA NATURALEZA DE LA VERDAD PRESENTE

Matutina de Adultos

Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados en la verdad presente. 2 Pedro 1:12.

Domingo 23 - Marzo del 2014

Cada uno de los fundadores del adventismo sabatario tenía una interpretación dinámica de lo que ellos llamaban la “verdad presente”. Por supuesto, el uso del término no era exclusivo de ellos; anteriormente, los milleritas habían empleado el término para referirse al inminente regreso de Jesús, y posteriormente lo aplicaron al movimiento del séptimo mes (es decir, la proclamación de que Jesús llegaría en octubre de 1844). Por lo tanto, incluso en el uso millerita de “verdad presente” encontramos una dinámica progresiva en el conocimiento.
No fue por casualidad el hecho de que Jaime White escogiera el título The Present Truth [La verdad presente] para la primera revista adventista sabataria: Bates lo había usado ya en enero de 1847, para referirse al sábado y a las verdades relacionadas.

En la primera edición de su pequeña publicación de julio de 1849, después de citar 2 Pedro 1:12, que habla de estar “confirmados en la VERDAD PRESENTE”, Jaime White escribió que “en la época de Pedro había verdad presente, o verdad aplicable a ese tiempo presente. La iglesia siempre ha tenido una verdad presente. La verdad presente ahora es la que muestra el deber actual, y la posición correcta para los que estamos a punto de presenciar el tiempo de angustia”. Coincidía con Bates en la identificación del contenido de la verdad presente. Los dos primeros ángeles de Apocalipsis 14 habían resonado; ahora, era hora del tercero.

Los primeros sabatarios creían decididamente que tenían algo que el mundo necesitaba oír; pero se daban cuenta de que Dios todavía tenía más para revelarles. Es decir, consideraban que la verdad era dinámica y progresiva. Como resultado, Elena de White pudo escribir, en relación con los problemas teológicos relacionados con el Congreso de la Asociación General de 1888, que “lo que Dios les da a sus siervos para decir hoy quizá no habría sido verdad presente hace veinte años, pero es el mensaje de Dios para este tiempo” ( Manuscrito 8a, 1888).

Los White y Bates estaban abiertos a una mayor revelación de la verdad; y los líderes más jóvenes demostraban la apertura de los fundadores. Así, Urías Smith, por ejemplo, escribió en 1857 que los sabatarios habían descubierto verdades crecientes desde 1844. “Se nos ha permitido”, observó, “regocijarnos en las verdades mucho antes de lo que percibimos entonces. Pero no nos imaginamos que ya lo tengamos todo [...]. Confiamos en que todavía progresaremos, y nuestro camino se hace cada vez más brillante”.

¿Cómo es conmigo hoy? Mi mente ¿todavía está abierta a la conducción de Dios, a medida que revela la verdad en su Palabra?