Radio Amishar

8 de diciembre de 2010

¿Aeróbico o anaeróbico, cual es mejor?


Una de las grandes dudas de los que quieren empezar a cuidarse haciendo ejercicioes qué tipo de deporte escoger. Bien, primero sería conveniente explicar en que consisten ambos tipos de ejercicios.
Los ejercicios aeróbicos son aquellos en los que el oxígeno participa en la creación de energía. Son de larga duración y de una intensidad media-baja. Se trata de ejercicios como correr, ir en bicicleta o hacer step.
En cuanto a los anaeróbicos, son aquellos en los que es la glucosa la que entra en acción en lugar del oxígeno. Son de duración más corta, pero con un esfuerzo más considerable, como cuando se hacen pesas o se realizan series cortas de carrera a máxima velocidad.
Ahora empieza la gran duda: ¿cual es mejor o cuan se adapta mejor a lo que se quiere conseguir?. Todo depende del resultado que pretendamos obtener, aunque hay que decir que lo ideal es combinar ambos tipos.Con el primero, el gasto en grasa en mayor, ya que el cuerpo la utiliza como combustible cuando el esfuerzo es prolongado. Por esto, se suele realizar cuando lo que se quiere es bajar o controlar el peso. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que las grasas no empiezan a ser quemadas hasta que llevamos 30 –40 minutos de ejercicio. Antes, solo estamos quemando calorías y perdiendo algo de peso debido al sudor, que recuperaremos rápidamente al rehidratarnos. También es el tipo de deporte que más beneficia al sistema cardiovascular, por lo que es muy positivo practicarlo, aunque nos limitemos a andar.Pero claro, aparte de perder o controlar nuestro peso, también se necesita que los músculos estén tonificados y a punto. Y no se trata solo de estética, sino de salud. Para eso, el mejor es el ejercicio anaeróbico. Realizando correctamente las series de pesas que nos indique algún monitor, tendremos la seguridad de endurecer los músculos y mejorar las articulaciones.
También existen estudios que indican que con este tipo de ejercicios también se puede perder peso. El truco está en que, si bien no se pierde grasa durante su ejecución, si activa el metabolismo, que permanece quemando energías más tiempo que con el ejercicio aeróbico.
En definitiva, lo mejor es combinar ambos de esta manera:
1.- Inicia con ejercicios de calentamiento y flexibilidad durante 10 minutos para prepararte y prevenir lesiones.
2.- Haz ejercicio aeróbico por 25 a 30 minutos, esto te ayudara a que el corazón sea más eficiente.
3.- Realiza unas series de ejercicio anaeróbicos para aumentar el tono muscular.
4.- Termina con 10 minutos de enfriamiento con movimientos suaves para que tus músculos se relajen y estiren.