Radio Amishar

28 de octubre de 2011

ESTAMOS EN EL TERRENO DEL ENEMIGO

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Viernes 28 de octubre del 2011


ESTAMOS EN EL TERRENO DEL ENEMIGO

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojada a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Apoc. 12: 9.

A medida que el pueblo de Dios manifieste su determinación a seguir la luz que el Señor le ha concedido, el enemigo desplegará todo su poder para desanimarlo. Pero no debe ceder por causa de las dificultades que surjan al tratar de seguir el consejo de Dios. El Señor nos ha dado una obra que hacer, y si llenamos sus requisitos, nos va a bendecir. . .
El enemigo trabaja activamente, como lo podrá verificar al viajar por su territorio para abrir la Palabra de Dios a la gente. A medida que el último mensaje de misericordia sea proclamado por labios humanos, Satanás tratará de abrirse paso hacia el frente. Pero no puede resistir a Cristo A medida que presentemos a la gente las verdades que ponen de manifiesto lo maligno de sus engaños, se encenderá su ira, y hará todo lo posible por obstaculizar nuestros esfuerzos. Pero siga presentando el "Así dice Jehová", recordando que Dios es su Ayudador. No ceda ante el enemigo. . .
Satanás fue una vez el ángel más glorioso de la corte celestial. Pero permitió que el afán de supremacía se posesionara de él, y fue expulsado del cielo. Descendió a esta tierra y se dedicó con gran celo a fomentar el comercio. Y a menos que permanezcamos leales, junto al príncipe Emanuel, caeremos en sus trampas. . .
En el futuro ocurrirán cosas extrañas. Se lo digo para que no se sorprenda cuando acontezcan. Todos necesitamos mantener una íntima relación con el Señor. El fin está mucho más cerca de lo que estaba cuando creímos primero. . .
Bajo la dirección de Satanás hay hombres en la actualidad que están haciendo todo lo posible para sumir al mundo en un conflicto comercial. De ese modo Satanás está tratando de crear tal estado de cosas que el mundo caiga en la incivilización. Desea que ocurran cosas extrañas que Dios, demasiado sabio para errar, no ha ordenado. Pero el Señor, sí, nuestro Dios, será el Gobernante de los cielos y la tierra. Si los hombres y mujeres cumplen sus requerimientos, se verá que él es el Gobernante que cumple su divina voluntad (Carta 114, del 27 de octubre de 1910, dirigida al pastor A. G. Daniells, presidente de la Asociación General).

26 de octubre de 2011

LA IMPORTANCIA DE LA RELIGIÓN EN EL HOGAR

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Miércoles 26 de octubre del 2011


LA IMPORTANCIA DE LA RELIGIÓN EN EL HOGAR

Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio. Heb. 2: 13.

Se necesita una vigilancia constante, una diaria conversión, para que nuestros rasgos individuales de carácter puedan ser plenamente santificados. Tenemos que eliminar de todas nuestras facultades la escoria del pecado, y debemos educarlas para el servicio. Hay muchos que mientras profesan ser siervos de Dios y aguardar el pronto regreso de Cristo, no están teniendo la experiencia que todos debemos tener para presentarnos sin mácula delante de Dios. Se están equivocando en la tarea de edificar el carácter. Continuar cometiendo esos errores es costoso, porque impiden el progreso en la vida divina.
Nuestras obligaciones religiosas comienzan cuando servimos a Dios fielmente en el hogar. Se me ha instado a que dé testimonio fervoroso a los padres, tanto en público como en privado, para que dediquen todos sus esfuerzos con el fin de prestar un servicio santificado a Cristo. Se me ha instruido que hable decididamente a nuestro pueblo acerca de la necesidad de ser imbuidos con el Espíritu de Dios. El Espíritu enseñará a los creyentes a trabajar en armonía con Cristo cuando quiera y dondequiera se ofrezca la oportunidad. A medida que se me presentaban las diferentes familias de nuestro pueblo, se me ha mostrado la gran necesidad que tienen del poder convertidor de Dios. . .
La religión en el hogar es de vital importancia. Sobre los padres y las madres descansa en amplia medida la responsabilidad por la clase de carácter que desarrollan sus hijos. . . Si los padres enseñan a sus hijos a conducirse con los principios de la Palabra de Dios, inconscientemente esos niños enseñarán a otros lo que significa ser cristianos. Mantengan los padres verdadera dignidad cristiana delante de sus hijos, y recibirán gran ayuda en la tarea de promover el reino de Cristo.
El apóstol Pablo, al describir a los hijos que viven en estos últimos días, declaró que serían "desobedientes a los padres, ingratos, impíos" (2 Tim. 3: 2). Es importante que los padres comprendan la tendencia de la época, y que trabajen incansablemente para educar a sus hijos de manera que se mantengan separados de estas cosas, preparándolos, al enseñarles a amar y a imitar la vida de Cristo, para ocupar un lugar en la vida futura y santa (Carta 90, del 25 de octubre de 1901, dirigida al pastor S. N. Haskell y Sra.).

25 de octubre de 2011

HAGAMOS DESAPARECER EL YO

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Martes 25 de octubre del 2011


HAGAMOS DESAPARECER EL YO

Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza. Rom. 5: 3, 4.

La experiencia obtenida en el horno de fuego y aflicción vale más que los inconvenientes y los dolores que causa. Las oraciones que usted ofreció en su soledad, cansancio y prueba, fueron contestadas por Dios en la medida que usted lo podía soportar. No tenía usted un concepto claro y correcto acerca de sus hermanos, ni tampoco se veía usted mismo en forma correcta. Pero en su providencia Dios contestó las oraciones ofrecidas por usted en su angustia, para salvarlo y para que su propio nombre fuera glorificado.
Al no conocerse a sí mismo, usted pidió cosas que no eran para su bien. Dios escucha sus oraciones sinceras, pero la bendición concedida es muy diferente a la que usted esperaba. En su providencia Dios decidió ponerlo más directamente en relación con su iglesia, para que confiara menos en si mismo y más en aquellos a quienes él está guiando para el progreso de su obra.
Dios mismo lo ha conducido en medio de estrecheces. Su propósito es que la tribulación produzca paciencia en usted, la paciencia experiencia, y la experiencia esperanza. Las pruebas que permitió le sobrevinieran tenían el propósito de que por medio de ellas usted gustara los apacibles frutos de la justicia. . .
Dios lo dirigió a través de aflicciones y pruebas para que pudiera manifestar una confianza más perfecta en él y su poder, y para que pensara menos en su propio juicio. Usted es capaz de soportar mejor la adversidad que la prosperidad. El abarcante ojo de Jehová descubrió en usted mucha escoria que usted creía era oro demasiado valioso para desprenderse de él. El poder del enemigo sobre usted ha sido a veces bien directo y muy fuerte.
Su voluntad debe concordar con la de Dios, pues en caso contrario usted caerá en graves tentaciones. Vi que cuando usted trabaja con la mira puesta en Dios, y pone el yo fuera de su vista, puede recibir fortaleza de Dios que le dará acceso a los corazones. . .
Usted no es siempre amable ni considerado con los sentimientos de los demás y produce innecesariamente problemas y situaciones desagradables. Si hay más amor en sus labores, si hay más amabilidad y simpatía, tendrá acceso a los corazones y ganará almas para Cristo y la verdad (Carta 54, del 24 de octubre de 1874, dirigida a uno de los primeros pastores adventistas).

24 de octubre de 2011

QUE HACER CON LA DEPRESIÓN

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Lunes 24 de octubre del 2011


QUE HACER CON LA DEPRESIÓN

¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios. Sal. 43: 5.

En visiones de la noche yo estaba conversando con usted. Le estaba diciendo. . . "No ceda a la depresión; en cambio, dé la bienvenida en su corazón a la influencia del Espíritu Santo, que le dará consuelo y paz".
Estoy orando para que el Señor se le manifieste como un Consolador personal. Hay que mantener abiertos los ojos del alma para reconocer las grandes misericordias de nuestro Padre celestial. Jesús es una luz que brilla y resplandece. Permita que sus brillantes rayos iluminen su mente y su corazón. No se olvide de dar gracias. "El que sacrifica alabanza me honrará" (Sal. 50: 23). Contémplelo y preséntele todas sus necesidades. ¿Hay algo demasiado difícil para el Señor? Es el gran Médico. Puede curar el alma y el cuerpo, y quiere que usted se aferre de él por fe. Comprende plenamente las necesidades que implica su caso. Es un pronto auxilio en las tribulaciones. Y le agrada que le manifestemos gratitud.
Cristo es la luz del mundo. "Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación" (Mal. 4: 2). Resplandezca la luz de su paz en su alma. Se preocupa tiernamente por usted, y debiera alabarlo con el corazón, el alma y la voz. Puede agradarlo manifestando un espíritu alegre. No permita que ni una sola nube de desánimo y desagrado oculte la luz de su presencia.
Al reconocer su luz usted va a vencer. Puede aumentar su fe al ejercitar su voz en alabanzas a Dios. Al corazón que lo reconoce, le promete: "Yo soy. . .la estrella resplandeciente de la mañana" (Apoc. 22: 16).
Si quiere obtener preciosas victorias, contemple la luz que difunde el Sol de justicia. Hable de esperanza, fe y gratitud a Dios. Sea alegre; tenga esperanza en Cristo. Edúquese para alabarlo. Este es el gran remedio para las enfermedades del alma y del cuerpo. "Porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío" (Sal. 42: 11; 43: 5) (Carta 322, del 23 de octubre de 1906, dirigida a la esposa de un obrero de Australia).

21 de octubre de 2011

COMO ENFRENTAR LA AFLICCIÓN

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Viernes 21 de octubre del 2011

COMO ENFRENTAR LA AFLICCIÓN

Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos. sal. 116: 15.

No puedo entrar en detalles acerca de la enfermedad de mi esposo. Van a encontrar impreso el informe correspondiente. Se me dijo que no estaba muy bien. El doctor me dijo que me haría bien verlo. Me llevaron a su habitación, y en cuanto lo vi dije: "¡Mi esposo se muere!" Su rostro manifestaba el inconfundible signo de la muerte. ¡Oh, qué mal me sentí! Me arrodillé junto a su cama. Oré fervorosamente implorando que no muriera. . .
Me quedé con él toda la noche, y al día siguiente al mediodía tuvo un escalofrío, y de allí en adelante ya no sintió nada más. Sencillamente se durmió, sin dolor, sin sufrimiento, con la gracia de un niño, y exhaló su último suspiro. . .
Telegrafiamos a Guillermo y a María para que vinieran. . . Llegaron una semana después de su muerte; también vino Juan White [el hermano de Jaime White, pastor metodista].
Juan White dijo: "Elena, siento mucho verte tan débil. Vas a tener una prueba muy dura mañana en el funeral. Dios te ayude, querida hermana, en esta ocasión". Yo le dije: "Hermano Juan, tú no me conoces. Mientras más dura sea la prueba, más fortaleza tendré. No me voy a entregar a explosiones de pesar si mi corazón se quebranta. Sirvo a Dios no por impulso, sino inteligentemente. . . El espera de mí una sumisión completa e inconmovible. El pesar indebido le desagrada. He tomado mi cruz y voy a seguir al Señor plenamente. No me voy a abandonar al pesar. No me voy a entregar a un estado de morbidez y melancolía. No me voy a quejar de las providencias de Dios, ni voy a murmurar. Jesús es mi Salvador. El vive. Nunca me dejará ni me abandonará".
[Al día siguiente] después que [Urías] Smith hubo terminado su oración fúnebre, yo deseé ardientemente decir algo para que todos supieran que tenía la esperanza cristiana y que ella me estaba sosteniendo en esta hora de aflicción, pero temí que no me iba a ser posible mantenerme en pie. Finalmente decidí hacer la prueba y el Señor me sostuvo. El doctor [J. H. Kellogg] estaba junto a mí para "sostenerme", según dijo, en caso de que cayera. . . pero dije con claridad todo lo que tenía que decir. . .
Me sentí agradecida a Dios de que no me haya dejado buscar consuelo en la amistad del mundo (Carta 9, del 20 de octubre de 1881, dirigida a "Mis queridos hermanos").

7 de octubre de 2011

GRAN MANDAMIENTO

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Viernes 7 de octubre del 2011


GRAN MANDAMIENTO

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Mat. 22: 36.

El amor a Dios sobre todas las cosas y el amor al prójimo son los dos grandes brazos de los cuales dependen la ley y los profetas. Un buen árbol produce buen fruto. La manifestación del amor mutuo es la evidencia del amor de Cristo. El amor abnegado por los que nos rodean se encuentra entre las más brillantes evidencias de la verdadera religión. Cada día, mediante ella, se testifica en favor de Cristo ante el mundo.
Hay que subyugar y dominar los apetitos y las pasiones, para que los nervios puedan estar en calma y el cerebro esté en condiciones de percibir claramente el deber. Esto se puede lograr por medio de la gracia divina. El Evangelio de Cristo es la voz del deber y la voz de Dios.
Lo que significa la desobediencia se echa de ver en la historia de Satanás, que por causa de ella fue expulsado del cielo. Los mayores talentos y los dones más elevados que se podía otorgar a un ser creado se le concedieron a Lucifer, el querubín cubridor. Antes de su caída era un ser glorioso, que ocupaba un puesto próximo al de Cristo, pero trató de ser igual a Dios y acarreó sobre sí mismo una ruina inexorable.
Frente a esta lección ocultémonos en Cristo. El es la fuente de toda sabiduría, toda inteligencia y todo poder. Veamos en la cruz de Cristo la única garantía de nuestra salvación. Consideremos al Salvador que dio su vida por nosotros, para que podamos ser cristianos. Los que luchan por vivir una vida cristiana están combatiendo contra las mentiras del diablo. ¿Podemos dudar acerca del resultado de este conflicto? Dios vive, Dios reina y cada día hace milagros. "Los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos" (Gál. 5: 24). Ante el mundo y el universo celestial dan evidencia de que están tratando de vivir estas palabras: "Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre. . . en esto pensad" (Fil. 4: 8).
El amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre, la templanza, son los frutos del árbol cristiano (Carta 21, del 5 de octubre de 1901, dirigida a un evangelista de Nueva York).

5 de octubre de 2011


Meditaciones Matinales De Amigos Adventistas Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Miércoles 5 de octubre del 2011
 
EL PODER DE LA GRACIA TRANSFORMADORA
Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. Luc. 11: 1.



Cada alma tiene el privilegio de presentar al Señor sus propias necesidades particulares, y ofrecer su gratitud individual por las bendiciones que recibe cada día. Pero las numerosas oraciones largas y lánguidas que se ofrecen, en lugar de ser una alegría para el Señor, son un peso. ¡Cuánto necesitamos corazones limpios y convertidos! Necesitamos fortalecer nuestra fe. "Pedid, y se os dará -prometió el Salvador- ; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá" (Mat. 7: 7). Necesitamos educarnos para confiar en esta promesa, y para que la luz de la gracia de Cristo aparezca en todo lo que hacemos. Necesitamos aferrarnos de Cristo y no soltarlo hasta verificar que el poder de su gracia transformadora se manifiesta en nosotros. Debemos tener fe en Cristo si queremos reflejar el carácter divino.

Cristo revistió de humanidad su divinidad, y vivió una vida de plegaria y abnegación, y de diaria lucha contra la tentación, para poder ayudar a los que ésta asalta en la actualidad. El es nuestra eficiencia y nuestro poder. Desea que al apropiarnos de su gracia la humanidad participe de la naturaleza divina. . . Cuando se estudia fielmente la Palabra de Dios, que se encuentra en el Antiguo Testamento y en el Nuevo, y se la recibe en la vida, proporciona sabiduría y vida espiritual. Hay que atesorar su Palabra como algo sagrado. La fe en la Palabra de Dios y en el poder de Cristo para transformar la vida, capacitará al creyente para hacer las obras del Señor, y para vivir una vida de regocijo en Dios.

Una y otra vez se me ha instruido que le diga al pueblo: "Tengan fe en Dios y confíen en él. No dependan del hombre sujeto a error para que les diga cuál es su deber". . .

Es correcto que los hermanos se aconsejen mutuamente, pero cuando alguien les dice exactamente lo que tienen que hacer, contesten diciendo que han elegido al Señor como su consejero. Los que lo busquen humildemente descubrirán que su gracia basta. . .

Nadie tiene el poder de reparar los defectos del carácter. Debemos poner nuestra esperanza y nuestra confianza en Alguien que es más que humano. Siempre debemos recordar que el auxilio proviene del Poderoso. El Señor ha provisto la ayuda necesaria para cada alma que quiera aceptarla (Carta 340, del 3 de octubre de 1907, para los obreros del sur de California). 


4 de octubre de 2011

SEAMOS SOLDADOS DE LA GUARDIA DE DIOS

Meditaciones Matinales 
De Amigos Adventistas 
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Martes 4 de octubre del 2011
 
SEAMOS SOLDADOS DE LA GUARDIA DE DIOS

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Rom. 12: 2.

Debemos estar libres de las costumbres y las servidumbres de la sociedad para que, cuando estén en juego los principios de nuestra fe, no vacilemos en mostrar nuestros colores, aunque se nos llame raros por hacerlo. Mantengan sensible la conciencia, para que puedan escuchar el más débil susurro de la voz de Aquel que habló como nadie lo hizo antes. Muestran los que quieran llevar el yugo de Cristo una firmeza de propósito que los induzca a hacer el bien por el bien mismo. Mantengan los ojos fijos en Jesús, preguntándose a cada paso: "¿Es éste el camino del Señor?" Dios no permitirá que nadie que haga esto se convierta en el objeto de las tentaciones de Satanás.
Cuando surjan las perplejidades, como seguramente va a ocurrir, acérquense a Dios y él se acercará a ustedes. Y entonces, cuando el enemigo venga como río, el Espíritu del Señor levantará bandera en favor de ustedes. Aférrense a la idea de que hay una gran obra que hacer y que ni la influencia, ni la oposición de nadie los podrá apartar de la clara senda del deber. Entonces podrán decir con Nehemías: "La mano de mi Dios está sobre mí" (véase Neh. 2: 18).
Cuando los hombres relacionados con la obra de Dios permiten que se los compre y se los venda, cuando violan la verdad para obtener el favor y la aprobación de otros hombres, Dios los anota en su libro y considera que han traicionado sus sagrados cometidos. Cada hombre debe mantener su independencia moral, resuelto a que su mente sea sólo modelada por el Espíritu Santo. Dios pide que los soldados de su guardia no estén dispuestos a repetir las palabras de hombres que si estuvieran convertidos ejercerían una buena influencia, pero que como no lo están no se puede depender de ellos. Cuando se produzca la emergencia, esos hombres con toda seguridad conducirán a la gente por sendas extraviadas. . . 
No debemos recibir el molde del criterio del mundo, ni tampoco acomodarnos al tipo que éste prescribe. El pueblo de Dios escuchará conversaciones referentes a la aplicación de planes y métodos equivocados. Se pronunciarán palabras irreverentes. Algunos se burlarán de la religión. Escuchen la voz de Dios: "Hijo mío, si los pecadores te quisieran engañar, no consientas" (Prov. 1: 10) (Manuscrito 121, del 2 de octubre de 1898, "Ejemplo de fidelidad").