Radio Amishar

23 de diciembre de 2011

EL AMOR CUMPLE LA LEY

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Viernes 23 de diciembre del 2011

EL AMOR CUMPLE LA LEY

El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor. Rom. 13: 10.

El atributo que Cristo aprecia más en el hombre es la caridad (el amor) proveniente de un corazón puro. Este es el fruto que produce el árbol cristiano. "Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios" (1 Juan 4: 7). El Señor Jesús dijo: "Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros" (Juan 13: 34, 35).
Mientras se manifestaba mediante la columna de nube, habló por medio de Moisés con los hijos de Israel de esta manera: "No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado. No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová (Lev. 19: 17, 18). "Esto os mando: Que os améis unos a otros" (Juan 15: 17). Si somos cristianos de acuerdo con la Biblia, cada cual tendrá un interés tan grande en su hermano obrero como en sí mismo. La obra de impartir el pan de vida a las almas que perecen debiera ser tan absorbente que mantenga bondadoso y tierno el corazón de los obreros hacia sus colaboradores. Hay que cultivar la cortesía cristiana, hay que educar la mente y el corazón para realizar actos de bondad que manifiesten un interés sin egoísmo por cada compañero de trabajo en la obra.
Considérense misioneros, no entre los paganos, sino entre sus propios hermanos. Se necesita mucho tiempo y trabajo para convencer a un alma de la verdad. ¡Cuánto dinero se ha gastado para atraer a hombres y mujeres del pecado a la justicia! ¿Qué ocurre en el cielo cuando se traen almas a la verdad? Hay más gozo en la presencia de los ángeles por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve personas [que se creen] justas y que no necesitan arrepentimiento. (Véase Luc. 15: 7). . .
Si nos mantenemos en el amor de Dios, rodeará al alma una influencia que será sabor de vida para vida. Tenemos que cuidar a las almas puesto que daremos cuenta de ellas (Manuscrito 16, del 22 de diciembre de 1892, "Amor por los hermanos").

22 de diciembre de 2011

LUCES VACILANTES


Meditaciones Matinales 
De Amigos Adventistas 
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Jueves 22 de diciembre del 2011

LUCES VACILANTES

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Mat. 5: 16.

Anhelo ver a la iglesia poniéndose de pie con pleno sentido de su responsabilidad ante Dios, para que su luz resplandezca sobre el mundo mediante rayos claros y persistentes. La luz de muchos es demasiado vacilante, intermitente e insegura. A veces brilla con un gran resplandor, y en otras ocasiones casi se extingue Jehová, Dios de Israel, no puede ser glorificado a menos que la luz alumbre permanentemente tanto en medio de las tinieblas morales como en la plena luz. El resplandor del sol de justicia jamás es difuso. Brilla constantemente sobre ustedes. Aunque Satanás proyecta su sombra infernal sobre nuestro sendero, la luz alumbra más allá todavía.

Entonces, ¿por qué no han de andar los seguidores de Jesús en su luz, para reflejar los rayos brillantes del Sol de justicia? Pueden hacerlo. Cristo los ha intimado a que lo hagan y los capacita para hacerlo, porque nunca ordena que alguien haga algo que no le es posible hacer. Lo que es posible hay que hacerlo, no sólo para que uno mismo pueda gozar de felicidad y paz, sino en beneficio del mundo.

Cada día necesitamos elevar el alma hacia el cielo para captar los brillantes rayos de la luz que procede del sol de justicia. ¿Ha olvidado Dios de manifestar su gracia hacia el pueblo que lo teme y lo ama? No. ¿Ha cerrado la puerta de su tierna misericordia de tal manera que ya no pueda alcanzar a los probados y tentados? Les digo que no. Dirijan su vista hacia las alturas, almas temblorosas y llenas de dudas. Contemplen el rostro de Jesucristo, que resplandece de amor por lo que ha adquirido mediante su sangre, y no duden más.

Jesús es nuestro Abogado, nuestro gran Sumo Sacerdote. Es nuestro representante ante el Padre en las cortes del cielo. Su mediación nos asegura todo lo que requiere nuestra fe. "Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá" (Mat. 7: 7). ¿Quién lo dijo? El Padre eterno, el Príncipe de paz. Es nuestro Salvador. Nunca dejará de cumplir su palabra. Nunca se negará a sí mismo. Dios lo ha prometido. Aférrense con fe de la promesa (Diario, Manuscrito 24, del 21 de diciembre de 1889). 

13 de diciembre de 2011

Miqueas 6:8

ME HA MOSTRADO





12 de diciembre de 2011

KIDUSH HASHEM
SIEMPRE HAY LUGAR EN LA MESA

KIDUSH HASHEM
ADORAD



PARA QUE VUESTRO GOZO SEA CUMPLIDO


Meditaciones Matinales De Amigos Adventistas

Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Lunes 12 de diciembre del 2011
PARA QUE VUESTRO GOZO SEA CUMPLIDO
Y le concedió el rey todo lo que pidió, porque la mano de Jehová su Dios estaba sobre Esdras. Esd. 7: 6.
Cristo desea que todos posean en abundancia la gracia del cielo. Quiere que usted tenga su gozo, y que su propio gozo alcance la plenitud. Cada alma debe disciplinarse mediante un escrito y fiel servicio, tanto durante las reuniones como fuera de ellas. Usted está plenamente a la vista de los ángeles celestiales, y cada fiel discípulo puede estar, si así lo desea, como Esdras delante del rey. La mano de Dios está para bien sobre todos aquellos que lo buscan, pero su poder y su ira están en contra de los que lo abandonan, los que confían en la ayuda y la amistad del mundo, y acuden al Dios de Ecrón en vez de buscar el consejo del Dios viviente.
Los hijos de Dios sabrán quién es su Ayudador. Sabrán en quién pueden confiar sin duda alguna, y con la ayuda de Cristo pueden tener, sin ninguna presunción, una santa confianza. Sí, sus siervos pueden confiar sólo en él, sin temor, mirando a Jesús, esforzándose por obedecer sus requerimientos, abandonando todo lo que podría unirlos al mundo, ya sea que éste se oponga a ellos o los favorezca. Su éxito procede de Dios, y no fracasarán porque no disponen ni de la riqueza ni de la influencia de los impíos. Si fracasan se deberá a que no obedecieron los mandamientos de Dios, ya que el Espíritu Santo no estaba con ellos. . .
Nuestra única seguridad consiste en mantenernos unidos al Señor Jesucristo. Podemos permitirnos perder la amistad de los mundanos. Los que se unen con ellos para llevar a cabo sus propósitos impíos, cometen un terrible error, porque se privan del favor y las bendiciones de Dios. Quiero llamar insistentemente la atención de nuestros hermanos al hecho de que el Señor mismo ha erigido un muro para separar al mundo de lo que él ha establecido en la tierra. El pueblo de Dios debe servirlo, porque Cristo lo ha llamado a salir del mundo, lo ha santificado y lo ha refinado para que pueda servirlo. . . No hay tal cosa como lograr armonía entre lo profano y lo sagrado. No puede haber acuerdo entre Cristo y Belial. Porque "Jehová ha escogido [ha apartado para si] al piadoso" (Sal. 4: 3). Y esta consagración al Señor, esta separación del mundo, está claramente explicada y enseñada positivamente tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo (Carta 329, del 11 de diciembre de 1905, dirigida a J. A. Burden, gerente del Sanatorio de Loma Linda). 

8 de diciembre de 2011

PÉRDIDA ETERNA

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Jueves 8 de diciembre del 2011

PÉRDIDA ETERNA

Cosas que ojo no vio, ni oído oyó ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. 1 Cor. 2: 9.

Cada pecado, cada acto injusto, cada transgresión de la ley de Dios, recae con fuerza mil veces mayor sobre el autor que sobre la víctima. Cada vez que una de las maravillosas facultades con que Dios ha enriquecido al hombre sufre algún abuso o se la usa mal, pierde para siempre una porción de su vigor y nunca volverá a ser como antes. Todo abuso cometido contra nuestra naturaleza moral en esta vida ejerce una influencia no sólo ahora sino por la eternidad. Aunque Dios perdone al pecador, la eternidad no compensará la pérdida voluntaria experimentada en esta vida.
Llegar a la vida futura desprovistos de la mitad del poder que podríamos haber llevado allí, es un pensamiento terrible. Los días de pruebas malgastados aquí cuando debíamos prepararnos para el cielo, constituyen una pérdida que nunca se recuperará. La capacidad de disfrutar será menor en la vida futura debido al mal proceder y al abuso de las facultades morales en esta vida. Por más alto que sea el nivel a que lleguemos en la vida futura, podríamos haber alcanzado niveles mucho más elevados, si hubiéramos aprovechado al máximo los privilegios y las áureas oportunidades dadas por Dios para acrecentar nuestras facultades aquí durante este tiempo de prueba. . .
Todos estamos a las órdenes de uno de los dos grandes capitanes. El primero, Creador del hombre y del mundo, es el mayor. Cada cual le debe lealtad plena, la devoción de todos sus afectos. Si se le entrega la mente para que la dirija, y si Dios dispone de la posibilidad de modelar y desarrollar las facultades, cada día se recibirá nuevo poder moral de la Fuente de toda sabiduría y fortaleza. La bendición moral y las bellezas divinas recompensarán los esfuerzos de todos aquellos cuyas mentes estén orientadas hacia el cielo. Podremos captar revelaciones, bellezas divinas, que se encuentran más allá de la miope visión de los mundanos, y que superan la imaginación de las inteligencias más desarrolladas y de los filósofos más eruditos, pero que no se han relacionado con el Poder infinito. . .
La justicia, el honor, el amor y la verdad son los atributos del trono de Dios. Son los principios de su gobierno que se establecerá en la tierra, cuando sea purificada con el fuego de su justicia retributiva. Estas son las joyas que debemos buscar y atesorar para ahora y la eternidad. . . (Carta 41, del 7 de diciembre de 1877, dirigida a F. E. Belden, un conocido de 19 años).

5 de diciembre de 2011

EL ANTÍDOTO DE LA CODICIA

Meditaciones Matinales 
De Amigos Adventistas 
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Lunes 5 de diciembre del 2011
 
EL ANTÍDOTO DE LA CODICIA

Si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del Evangelio que habéis oído. Col. 1: 23.

Sólo la influencia de la gracia de Dios inducirá a los hombres a ocupar su puesto entre los generosos y abnegados. La causa del Señor no debiera ser estorbada de ninguna manera. El mensaje que dice: "Arrepentíos y convertíos" debe ir a todo el mundo. Dios ha derramado generosamente sobre nosotros los tesoros de su sol y su lluvia, para que la vegetación florezca, y espera que cada creyente manifieste una generosidad espontánea para promover el progreso de la causa de la verdad. Necesitamos trabajar como nunca antes para que el Evangelio, que es poder de Dios para salvación, pueda ser proclamado en todo el mundo. Y los que se han convertido a la verdad deben ser los medios para mantener bien abastecida la tesorería, gracias a su abnegación, para que haya alimento en la casa del Señor.

Cuando se alberga en el corazón el Espíritu de Dios, se convierte en el más eficaz remedio para la enfermedad de la avaricia. Hablemos acerca de esto; vivámoslo. Revístanse de toda la armadura del Evangelio. Necesitamos más espíritu de oración y más fe. El primer capítulo de la epístola a los Colosenses nos presenta nuestra gran responsabilidad.

Pablo dice: "Como lo habéis aprendido de Epafras. . . quien también nos ha declarado vuestro amor en el Espíritu. . . también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios" (Col. 1: 7-10).
Debemos elevarnos cada vez a mayores alturas espirituales. Debemos dejar de quejarnos y cultivar la gratitud. Debemos trabajar por la salvación de las almas que perecen.

Debemos aferrarnos del Poder supremo, y dejar de quejarnos y criticar. Aplastemos estas inclinaciones, y vaciemos el templo del alma de malos pensamientos. No permitamos que ni un solo pensamiento negativo quede allí. Las almas están pereciendo en sus pecados. Trabajamos para gloria de Dios (Carta 372, del 4 de diciembre de 1903, dirigida al pastor O. A. Olsen y al Dr. D. H. Kress, que en ese entonces estaban trabajando en Australia).