Radio Amishar

30 de noviembre de 2012

Virtudes para ser feliz


Existen algunas virtudes que te ayudarán a vivir mejor en este mundo.
ADAPTABILIDAD
Comprende la naturaleza de las personas con quienes has de estar en contacto.
Ajusta tu modo de ser y tu conducta hacia ellos de tal manera que puedas agradarles. Soporta alegremente las excentricidades de otros. Reacciona siempre de modo armonioso. Sirve a todos. Ama a todos. Siente que el Señor se encuentra en todos, que es el Ser de todos.
HUMILDAD
Respeta a todos. No eleves el tono de voz delante de personas mayores o venerables. Ve al Señor en todos y siente que eres Su servidor y por lo tanto el servidor de todos. No consideres a nadie inferior a tí.
INTEGRIDAD
Desarrolla una personalidad integral. Recoge todos los cabos sueltos de tu carácter. Hazte persona de elevados principios morales. Lleva una vida recta.
Deja que emane de tí la dulce fragancia de rectitud. Todos confiarán en tí.

NOBLEZA
Huye de las bajezas de la mente como del veneno. Nunca consideres los defectos de otros. Aprecia sus buenas cualidades. Nunca condesciendas a los malos pensamientos, palabras y acciones.

MAGNANIMIDAD
Considera a todas las cosas con mente abierta. Ignora los defectos de otros. Sé noble y abierto en cuanto hagas. Evita las charlas inútiles y el chisme. No dejes que tu mente permanezca en cosas pequeñas.

CARIDAD
Da, da y da. Irradia tus pensamientos de amor y de buena voluntad. Perdona a tu prójimo. Bendice al hombre que te injuria. Comparte lo que tienes con todos. Disemina el conocimiento espiritual. Utiliza los bienes materiales, el conocimiento y la sabiduría espiritual que poseas como un don divino que te ha confiado el Señor para que lo distribuyas entre Sus hijos.
GENEROSIDAD
Sé liberal cuando des. Ten un corazón amplio. No seas miserable. Deléitate con las alegrías de otros y en hacer felices a otros. La generosidad es una virtud hermana de la caridad. Es la culminación de la caridad, la magnanimidad y la nobleza.

PUREZA
Sé puro de corazón. Elimina la lujuria, la cólera, la avaricia y otras malas cualidades. Sé puro en tus pensamientos. No dejes que entren en tu mente malos pensamientos. Piensa siempre en Dios. Piensa en el bienestar de todos. Sé puro en tus palabras. Nunca pronuncies palabras vulgares o groseras. Sé puro también con tu cuerpo. Manténlo limpio. Mantén tus ropas y tus alrededores limpios.
Observa las normas de higiene física, mental, moral y espiritual.

Autor desconodido.
FUENTE: Klip7.cl

26 de noviembre de 2012

Cosas que se pierden...


A lo largo de la vida perdemos muchas cosas. En la infancia con mayor facilidad, como es lógico. Juguetes, algunas de sus piezas, bolígrafos, gomas, sacapuntas…van quedando como un rastro en nuestro camino infantil. Después, quizás serán las llaves, la cartera, un papel que debiéramos haber guardado mejor… Unas veces, las cosas que perdemos no tienen excesivo valor; otras, suponen una pérdida insustituible, tal vez por su coste material o, aún peor, porque tenían un valor sentimental importante para nosotros. En algunas ocasiones, las pérdidas se producen por situaciones accidentales y en otras hemos de reconocer que tal vez no las hemos cuidado como hubiera sido preciso.
Pero en esta ocasión quisiera que pensáramos por unos momentos en las cosas más valiosas que pueden ser perdidas. En lo que a mí respecta, como creyente, rápidamente pienso en la fe. Sin ella sé que mi vida quedaría, toda ella, trastocada. Mi vida personal, familiar y aun profesional, se vería claramente modificada y, sin duda, muy perjudicada. La fe es un bien que hay que encontrar y nunca perder; es norte y guía. Con razón el apóstol Pedro la califica como “más preciosa que el oro”.
Pero también podemos reflexionar sobre otras “cosas” enormemente valiosas. Y en este punto podemos pensar en nuestro cónyuge, en nuestros hijos, en nuestros padres… Sin duda, entre todo lo que pueda tener un valor en nuestra vida, destacan de forma muy especial esos seres queridos que constituyen nuestra familia y dan forma a nuestro hogar.
Y cuanto más importante es algo, más debemos cuidarlo, porque más grave sería perderlo. Por ello resulta esencial reflexionar y decidir: no debemos perder momentos compartidos, tiempos de oportunidad, expresiones de sentimientos, palabras de apoyo, “te quieros”, abrazos, experiencias que pudieron ser vividas; porque las personas también se pueden perder poco a poco por falta de esos detalles tan importantes.
Querido amigo y amiga, es mi deseo que cuando volvamos la vista atrás, recordando lo perdido entre tantas cosas como fueron extraviándose en el camino de la vida, no haya ninguna de las que son realmente valiosas, especialmente ninguna ligada a los miembros de nuestro hogar.
Permitidme concluir con una cita bíblica: “El oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios morará”. (Prov. 15:31) A estas alturas, la vida ya nos ha enseñado algunas cosas. Este pequeño texto no pretende ser sino una llamada a recordar; porque en realidad lo que aquí está escrito tú ya lo sabes.
Antonio Martínez Carrión, director del Ministerio de la Familia de la Unión Española...

20 de noviembre de 2012

DE TI DEPENDE



Unos obreros estaban picando piedras frente a un enorme edificio en construcción.
Se acercó un visitante a uno de los obreros y le preguntó:
-¿Qué están haciendo ustedes aquí?
El obrero lo miró con dureza y le respondió:
-¿Acaso usted está ciego para no ver lo que hacemos? Aquí, picando piedras como esclavos por un sueldo miserable y sin el menor reconocimiento. Vea usted aquel cartel: Allá ponen los nombres de Ingenieros, Arquitectos, pero no ponen los nuestros, que somos los que trabajamos duro y dejamos en la obra el pellejo.

El visitante se acercó entonces a otro obrero y le preguntó lo mismo.
-Aquí, como usted bien puede ver, picando piedras para levantar este enorme edificio. El trabajo es duro y está mal pagado, pero los tiempos son difíciles, no hay mucho trabajo y algo hay que hacer para llevar la comida a los hijos.

Se acercó el visitante a un tercer obrero y una vez más le preguntó lo que estaba haciendo. El hombre le contestó con gran entusiasmo:
-Estamos levantando un Hospital, el más hermoso del mundo. Las generaciones futuras lo admirarán impresionados y escucharán el entrar y salir constante de las ambulancias, anunciando el auxilio de Dios para los hombres. Yo no lo veré terminado, pero quiero ser parte de esta extraordinaria aventura. 

El mismo trabajo, el mismo sueldo, la misma falta de reconocimiento; una misma realidad. Tres maneras distintas de vivirla: como esclavitud; como resignación; como pasión, aventura y desafío.

Y tú, ¿Qué estás construyendo?

¿Con qué actitud estás construyendo tu familia? ¿Qué visión estás impartiendo a tus hijos sobre la vida? ¿Cómo estás asumiendo tu papel en los grupos sociales de los cuales formas parte? 

Vivir con ilusión, convertir el trabajo en una fiesta, sentirnos parte de grandes obras... 

¡De ti depende! 

1 de noviembre de 2012

La Historia del Halloween


La Historia del Halloween


La celebración del Hallowen se inició en los Estados Unidos alrededor del año 1845. Existen indicios de que antes de esa fecha los peregrinos que llegaron a ese país provenientes de Europa habían prohibido dicha celebración; pero en el año 1845, miles de inmigrantes irlandeses inundaron Nueva  York a causa de una escasez de papas. Fueron ellos los que trajeron consigo una vieja fiesta religiosas de los sacerdotes galos llamados "druidas", la cual gradualmente se propagó por el resto del país. 

La celebración original no era llamada por su nombre actual  de Halloween; empezó mucho antes de la era cristiana entre los antiguos celtas (bretones, galos, escoceses e irlandeses). El fin del verano marcaba el inicio del Año Nuevo Céltico; éste se celebraba ofreciendo sacrificios al "Señor del Cielo y de la Tierra":Samhain oSaman. La celebración se constituía en un día festivo llamado la "Vigilia de Saman". La imagen de ese dios pagano era la de un esqueleto sosteniedo una hoz  o guadaña en su mano que más tarde llegó a ser conocido como La Muerte. El 1º de noviembre era la fecha en que los celtas celebraban el Día de la Muerte. Por esa época las hojas de los árboles caían, oscurecía más temprano y las temperaturas bajaban. Ellos interpretaban estos fenómenos estacionales como un decaimiento de su dios sol, el cual pensaban ellos, estaba perdiendo fuerza porque Samhain lo estaba subyugando. 

Adicionalmente ellos creían que el día anterior, el 31 de octubre, Samhain se reunía con los espíritus de todos los que habían muerto el año anterior. Estos habían estado confinados a habitar en cuerpos de animales durante todo un año como castigo por sus malas obras, y en la víspera de la fiesta, el 31 de octubre, se les permitía regresar a sus antiguos hogares a visitar a los vivos. Para proteger a éstos, el sacerdote dirigía a la gente en ceremonias de adoración diabólica en las que eran  quemados como ofrenda caballos, gatos, ovejas negras, bueyes y seres humanos, para apaciguar a Samhain y evitar que los espíritus de los muertos los lastimaran. 

Los Druidas o sacerdotes, eran ministros quienes asimismo realizaban sacrificios humanos como ofrendas que servían para apaciguar la ira de los dioses. "La Vigilia de Samhain" era pronunciado en la primera Bretaña So-wein. En un intento de cristianizar este día de adoración pagana, en el año 800 la Iglesia Romana movió el Día de Todos los Santos del mes de mayo al 1º de noviembre. En inglés este día se llama el "All Hallow's Day" que pronto se acostumbró llamar  "All Hallowe'en", y que pronto fue abreviado a Halloween que hoy en día conocemos. Los satanistas establecieron entonces la noche anterior, el 31 de octubre, como la noche de "Todos los Demonios", para que estos penetraran la noche
anterior, consagrándola mediante hechizos, maldiciones y horrores. 

A.      ORIGEN DE LOS DISFRACES

La noche del 31 de octubre los druidas fabricaban una enorme fogata de año nuevo. Quemaban animales, cosechas y seres humanos como sacrificios a su dios sol y a Samhain, su dios de la muerte. Durante esta ceremonia diabólica la gente usaba disfraces hechos de cabezas y pieles de animales. Entonces practicaban adivinación, saltaban sobre las llamas o corrían a través de ellas, bailaban y cantaban. Todo esto era hecho para ahuyentar a los malos espíritus. Los disfrazados iban de casa en casa, cantando y bailando. Sus máscaras con sangre coagulándose y sus grotescos disfraces servían para verse ellos mismos como espíritus malignos, y así engañar a los espíritus que entrarían ese día y evitar  ser lastimados por ellos. 

B.      TRATO O TRUCO 

Si por alguna razón alguien olvidaba disfrazarse o no podía engañar a  los demonios   vistiendo pieles de animales u otros disfraces, había una forma de exorcizarlos: haciendo con ellos un trato de comida y fruta y proveyendo al espíritu errante de albergue para la noche. Si el demonio quedaba satisfecho con su trato, no le harían truco arrojándole un hechizo maligno que le causara estragos. Los druidas en Irlanda recorrían los vecindarios y alrededores la noche del 31 de octubre para colectar ofrendas a Satanás. Ellos cargaban linternas, bolsas de dinero y varas de caña puntiagudas. En cada casa demandarían un específico importe. Si el dueño de la casa no daba la ofrenda, el druida castraría al humano con la vara o a uno de sus preciados animales. Años después, los granjeros irlandeses, emulando la costumbre druida de antaño, iban casa por casa rogando por comida para sus antiguos dioses. Buena suerte era prometida a todo aquel que donaba, pero amenazas eran hechas contra aquellos que no daban.

C.      EL HALLOWEEN HOY EN DÍA

No es difícil reconocer las similitudes entre las antiguas celebraciones de los celtas  y sus sacerdotes paganos, con las costumbres aparentemente ingenuas de la celebración del día de Halloween de nuestros días. Los disfraces, aunque hoy  son más variados y no solamente se utilizan cabezas de animales, son un fiel reflejo de la antigua costumbre. Asimismo lo son las visitas de casa en casa pidiendo dulces y la frase que utilizan de "truco o trato" con la amenaza de hacer travesuras a aquellos que se atreven a no dar lo que se les pide. Estas celebraciones parecieran ser inofensivas y hasta simpáticas. 

El comercio y la sociedad las han aceptado y son ampliamente publicitadas. Hay todo un movimiento social que organiza celebraciones en casas, fiestas en clubes, los establecimientos comerciales adornan con motivos alusivos a prácticas ocultas, y aún los sectores más radicales de la cristiandad guardan silencio ante una práctica que  ya no solo es exclusiva de la sociedad norte-americana, sino que ha llegado a Latinoamérica como un producto de importación más de la sofisticada sociedad de consumo norteamericana. ¿Qué daño podría haber en Halloween?  Sin embargo puede ser un día dañino y peligroso.

D.     EL DAÑO DEL HALLOWEEN 

Sin pecar de fanatismo, es necesario que revisemos los significados y las consecuencias que trae para nosotros, nuestras familias y la sociedad, la celebración del Halloween. Son varios los aspectos que debemos estudiar pero al menos aquí trataremos tres de ellos.

1.         Halloween enfatiza la violencia y la muerte 

El 6 de Enero de 1988 en California, la conocida periodista AnnLanders escribió una columna titulada "Los padres deben atacar la violencia". En ella se relataba un episodio en el que una maestra de cuarto grado les pidió a sus estudiantes escribir un breve ensayo de lo que más les gustaría hacer en Halloween. El 80 % de sus estudiantes de 9 años de edad expresaron que desearían "matar a alguien". Estas ideas los niños las han sacado de la TV y Halloween está desensibilizando a nuestros niños con la glorificación de la violencia, muerte, mutilación y sangre. Considere por un momento las películas "Pesadilla en la calle del Infierno", "Halloween" y "Viernes l3". Éstas son muy populares para ser vistas en la fiesta de Halloween. En estas películas se expone el sadismo, la violencia sexual, satanismo,  tortura, mutilación y los más extraños asesinatos que lleva inconscientemente a nuestros niños a copiar esos comportamientos.

2.        Halloween enfatiza el horror y el miedo

Para un niño una visita a una "casa embrujada" creada para Halloween podría ser una pesadilla. El sicólogo Marvin Berkowitz, de la Universidad de Marquette dijo: "Algunas casas embrujadas pueden incluso espantar a un adulto; los niños deberían entrar a ellas con un correcto estado mental" y recomienda que los padres "deben hacerle saber al niño que puede ser traumatizado con una experiencia como ésta". Un trágico producto del miedo, en la vida de los niños a temprana edad y en la adolescencia, es el interés e involucramiento en los fenómenos sobrenaturales de lo oculto.

3.         Halloween enfatiza lo oculto 

Halloween es dañino porque atrae las personas a lo oculto. Muchos niños son introducidos a prácticas ocultistas en las fiestas del Halloween, y atraídos a lo oculto por el poder  que les ofrece. Otros lo ven como el mayor significado de la rebelión contra los padres. Personas que nunca se involucrarían en prácticas ocultistas en otro tiempo, lo experimentará n en fiestas de Halloween con sesiones, tablas de Ouija, levitación y otros rituales. Hace algunos años se detectaron instrumentos corto punzantes en las golosinas. Estadísticas reportan un incremento  en las desapariciones de niños durante las fechas próximas a la celebración del Halloween (los satanistas realizan sacrificios humanos en esa celebración). 

Halloween es un día siniestro con raíces ocultistas. Es un día que honra a dioses falsos, demonios y a Satanás. A los cristianos que creemos en la Biblia como la palabra revelada de Dios a nuestras vidas, se nos instruye con las siguientes palabras:".. .y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas. " (Efesios 5:11)

E.      PERSPECTIVAS CRISTIANAS AL HALLOWEEN 

Desde una perspectiva cristiana, la celebración del Halloween no honra a Cristo. Sin embargo en nuestros días es más celebrado que nunca. Muchos adultos Ven esa noche como la única del año en que ellos pueden disfrazarse y actuar tontamente. Pero mientras niños y adultos imitan inocentemente las costumbres celtas, aún mayores prácticas persisten. Las brujas y los satanistas aún consideran Halloween como una de las épocas más fuertes del año para lanzar un hechizo. En Halloween la mayoría de los que practican la brujería participan de un ritual llamado  "bajando la luna". En este ritual, según ellos, la bruja principal de la convención se convierte en un canal para la diosa luna. Las brujas y los satanistas son, por supuesto, una pequeña minoría. Pocas personas que celebran Halloween hoy en día alguna vez piensan en la oscuridad que sobrecoge a la mayoría de las prácticas del Halloween.  Una alegre niña disfrazada con un sombrero negro de punta y su respectiva vestimenta, difícilmente piensas en la muerte o en los espíritus de los difuntos. Ella piensa en dulces y diversión. Ella está entusiasmada con su disfraz especial. Y espera con ansias el peregrinaje casa por casa.  

Los comerciantes también se anticipan al 31 de octubre, la venta de dulces,disfraces, decoraciones y golosinas para fiestas hacen al Halloween una de las temporadas con mayores ventas en el año.  El apóstol San Pablo escribió: "Todo me es lícito" . El se refería en esa ocasión a la libertad que tenemos de comer, inclusive lo sacrificado a los ídolos, ya que después de todo, los poderes sobrenaturales que se pretenden desatar en la celebración no tienen potestad sobre aquellos que pertenecen a Cristo. Pero a continuación de esa frase Pablo añade otra:"todo me es lícito mas no todo me conviene." (1 Corintios. 8:9). Por tanto es a la luz de esto que los cristianos necesitan examinar cómo celebran el Halloween.

F.      LO QUE PUEDE NO LASTIMARLE A USTED, PUEDE LASTIMAR A OTROS 

Pablo  dijo que no dañaría a un cristiano comer carne sacrificada a los ídolos. Después de todo los dioses paganos a los que se les había sacrificado no eran dioses reales. En la misma luz, él probablemente diría que a los cristianos no se les prohíbe disfrazarse, o ir de trato o truco o asistir a fiestas de Halloween.  Después de todo,"sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios" (1 Corintios 8:9). Pero nos amonestó a que nuestra libertad "no venga a ser tropezadero para los débiles". Durante el Halloween los niños en particular son los débiles. Podríamos estar abriendo a nuestros hijos a las influencias del ocultismo. Además los cristianos nos encontramos eternamente en las manos del Señor, pero eso no es verdad en la mayoría de las personas a nuestro alrededor. Nosotros que hemos encontrado la vida en Jesús, deberíamos tener cuidado que nuestra libertad no impida a otros encontrar la misma vida eterna.

G.      LO QUE DICE LA PALABRA DE DIOS

La Biblia nos alienta siempre a tener "puestos los ojos en Jesús"(Hebreos 12:2). En esa noche del año, la mayoría de los ojos no están puestos en Jesús sino en una imagen siniestra. La profesión de fe del cristiano lo lleva a la vida eterna, a un gozo que no tiene sombras. ¿Deberíamos realmente enfocarnos en el diablo, brujas y otros seres malignos, aún por una sola noche?  

La Palabra también dice: "No seas hallado en ti quien... practique adivinación, ni agorero, ni sortilegio, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos, porque es abominación a Jehová cualquiera que hace estas cosas.." (Deuteronomio 18:9-12) y también: ".. no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprobadlas" (Efesios 5:11). Si nuestros hijos se visten de brujas y hechiceros, si colgamos adornos de fantasmas en nuestras ventanas, ¿qué hacemos, sino imitar lo maligno? 

Necesitamos aclarar como cristianos que las brujas y los malos espíritus no son divertidos ni inofensivos, sino representaciones de una realidad: que el reino de las tinieblas trata de atraerte hacia él, alejándote de la verdadera fuente de vida que es Jesucristo.  

H.      ALTERNATIVAS CRISTIANAS

La celebración del Halloween es dañina y no glorifica a Dios. Debemos compartir esta convicción con nuestras familias. Hemos de remplazar la celebración del Halloween con algo que no esté asociado a ella en manera alguna. Como cristianos sería mejor que tuviéramos una noche familiar y hacer algo especial juntos. Podemos usar un principio que llamaremos del remplazo. La Palabra de Dios nos instruye enRomanos 12:21:"No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal". 

Debemos reemplazar lo malo. Explique a sus hijos porque ya no está celebrando el Halloween, pero remplácelo con algo que glorifique a Dios. Sea creativo, haga una fiesta cosecha que enfoque a Cristo y la provisión que tiene para usted. Haga una fiesta de video cristiana. Haga una Reunión de Glorificación, donde se canten canciones cristianas y se predique la Palabra. Forme un grupo y vaya de puerta en puerta (no disfrazados) y comparta pasajes del Evangelio y luego reúnanse en grupo después para compartir sus experiencias. 

El desafío más grande es éste: Considere en oración lo que Cristo quiere que usted haga. Que su deseo seas el de Santiago. "Someteos pues a Dios: resistid al diablo y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y Ël se acercará a vosotros." (Santiago 4:7-8). 

Como cristianos, tenemos bastantes razones para celebrar. Mientras el mundo a nuestro alrededor se enfoca en actividades que honran al miedo y a la muerte, nosotros podemos celebrar a Aquél que da la vida. 

Haga una fiesta de celebración a Dios, con niños y adultos también, vestidos como personajes de la Biblia y/o figuras de la historia Cristiana.  O simplemente haga una fiesta pero no use ninguno de los símbolos usuales del Halloween  en la decoración ni en las actividades. 

La mayoría de las librerías cristianas tienen pequeños volantes acerca del Señor. Esto podría unirse a los dulces y dejarlos en cada bolsa que nos presenten. Durante la noche en que las convenciones de satanistas y brujas se reúnen para lanzar sus hechizos y llevar a cabo sus grotescos rituales, parece apropiado para los creyentes reunirse para alabar al único y verdadero Dios. 

Alabe a Dios por su victoria sobre la muerte, Satanás, el infierno y sobre todo mal. Ore por todas las personas que no saben que Jesucristo quiere darles paz con  Dios y vida eterna. Ore porque Jesús se revele en sus mentes y espíritus. En San Salvador varias Iglesias Cristianas se están uniendo para celebrar juntas el 31 de octubre de cada año, una noche de guerra espiritual y desenmascarar la mentira del Halloween. Junto a la alabanza al Señor, presentarán teatro cristiano con una coreografía impresionante, música inspirada y la verdad de Cristo. --- Sea parte de esta guerra contra las tinieblas. 

Haga lo que estime conveniente como cristiano pero lo que sea que haga en el día de Halloween, planifíquelo de acuerdo a esta guía bíblica: "Hacedlo todo para la Gloria de Dios" (1 Corintios 10:31).